N/A: Hey!! Aquí yo de nuevo!! ^^ se preguntaran por qué no tarde nada (?) en actualizar jejeje xD pero ya tenía algo avanzado y como había dicho antes me pondré a escribir en regla a partir del próximo año, es decir, desde la próxima semana ^^. Muchas gracias x leer y espero q les guste. Disfruta amii el segundo capii!!! Y gracias Imee x aguantarme… digo betearme de nuevo xD las quiero!!!



-Hola Bella

Escucho decir a una masculina voz aterciopelada. Asustada y asombrada Bella lo miro,  ¿cómo supo su nombre?,  estaba asombrada ya que era al primer hombre que veía en mucho tiempo, era alto y atlético, guapo, como leía en sus libros, pero había algo mas a parte de su fortaleza, veía una delicadeza hacia ella, se mostraba protector y cauteloso, y sus ojos… sus ojos es como si quisieran escudriñar las profundidades de su alma y de su mente.

-Ho…Hola -Dijo ella por fin, y aun aturdida pregunto - ¿Cómo sabes mi nombre?

-Discúlpame si te asuste, soy Edward, un guerrero del sol. –Se presento con una reverencia - Se tu nombre porque lo escuche por casualidad hace un momento, princesa –Dijo acercándose lentamente, esperando no asustarla.



El guerrero solo la observaba fascinado, mientras esperaba su respuesta; sabía mucho más de lo que le dijo, en realidad sabia que ella era la princesa del reino de Mystra, encerrada en una torre por, según decían, atacar y casi matar a los reyes, al ser poseída por un diabólico espíritu en el mar.

Pero la verdadera versión, que contaban sus maestros celtas, era que los reyes actuales eran personas de oscuras intenciones, practicantes de ritos, brujería y encantamientos, eran seres tan perversos, que aquel que se opusiera a sus mandatos terminaría en el bosque oscuro, donde la diosa Mórrígan*, “la reina de los fantasmas en el Reino Muerto”, y su más fiel aliada, cuidaba de las almas que allí vagaban eternamente, convertidas en árboles. Ellos hechizaron a la princesa, mientras empezaba a mostrar sus dones, condenándola al olvido…

-Oh…no…no estoy asustada guerrero- Susurro ella negando con la cabeza, y bajando la mirada mientras se sonrojaba.

-Llámame Edward, por favor. Y dime, princesa…

-Llámame Bella…por favor - Dijo interrumpiéndolo tímidamente, con una pequeña sonrisa.



Había estado disculpándose por su repentina aparición y llamándola por ese horrible apelativo, princesa…como odiaba la jerarquía…por ser quien era es que fue condenada a su exilio, del cual no había podido escapar, hasta ahora…

-Bella…-pronuncio el guerrero suavemente.

Guerrero del sol…

Según lo que oyó alguna vez, entre sus borrosos recuerdos, ellos eran protectores y guardianes de los descendientes de Ngame y habían existido desde el principio de los tiempos…eso quería decir que, este guapo guerrero… era su protector. Pero ella veía en él un aura especial, un alma llena de pureza y fortaleza, y dones que lo hacían especial…



El fue privilegiado al recibir de nacimiento los dones otorgados por los dioses: Controlar el fuego y la tierra.

Sus maestros le contaron la leyenda del Grial, el que bebiera de él, viviría eternamente, como les fue concedido a sus antepasados celtas, pero por el egoísmo y la avaricia, les fue arrebatado. Solo aquel que fuera puro de corazón podría pasar las pruebas, y vivir eternamente, de lo contrario quedaría atrapado para siempre allí, en las sombras.

Los druidas le habían dicho que era el “elegido” por Dana* y Belenus*; así que esa era otra de sus misiones, en realidad, era la misión para la que se había encaminado desde un principio. Eso antes de conocer a su destino…Ngame tenía razón, debía protegerla de todo aquel que quisiera dañarla, y si eso implicaba convertirse en un inmortal, que así fuera. Pensó mientras la seguía observando.

-Bella…-acaricio su nombre como si fuera la más fina de las sedas – ¿Cómo…saliste de la torre?

-Yo…en realidad, no lo sé – suspiro luciendo confundida mientras levantaba la vista hacia la luna –Hasta hace poco simplemente estaba en mi habitación, luego dormí y…de repente estaba aquí.

-Interesante…-dijo él sonriendo hacia la luna –Ngame empezó con la época de luz de luna, solo por ti.



¿Época de luz de luna?

-¿Luz de luna?-Pregunto Bella atónita –No, no entiendo…- Dijo sintiéndose algo mareada de pronto.

-Ya lo entenderás pequeña, -le dijo él con ternura mientras la sostenía, ya que parecía desvanecerse -la leyenda ha comenzado, y solo tú debes encontrar tu camino, yo estaré para ti siempre que me necesites –le susurro en su oído entregándole en sus pequeñas y frágiles manos, un Triskel* de plata que colgaba de su cuello –Solo haz que el sol lo ilumine y vendré a ti lo más rápido que pueda.

-¡No! Guerrero ¿por qué me lo das?...podría serte útil!, no puedo aceptarlo –Dijo ella débil, aun entre sus brazos y negando tenuemente con la cabeza.

-Quédatelo Bella, lo necesitaras más que yo…aun mas cuando he de irme por un tiempo –Dijo el guerrero pensativo, y al verle el asustadizo rostro, la tranquilizo diciendo –Pero volveré pequeña, volveré antes de que empiece la época de los vientos, debo cumplir mi misión…

Sintió un extraño y cálido cosquilleo en la frente y eso fue lo último que escucho, antes de que su voz se desvaneciera por completo y la oscuridad la envolviera de nuevo.



Vocabulario:

Morrigan: Cuyo nombre significa literalmente "La reina de los fantasmas"
Dana: Diosa de la tierra.
Belenus: Dios solar, asociado a la luz.



N/A: Bueno aqui les dejo el vocabulario ^^ cualquier duda me preguntan C= espero q les haya gustado y nos leemos pronto xD

-Dark Thalassa-

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario