Aquellos toques que hablan por ti…


Si bien es sabido que una buena comunicación, al igual que el amor y el respeto, es la base para que una relación marche sobre ruedas, ¿qué ocurre cuándo tu hombre no es de los que hablan mucho? Seamos sinceras, a la mayoría de los hombres les cuesta expresarse, y casi siempre, prefieren no hacerlo por evitar situaciones incómodas en las cuales tengan que exponer sus sentimientos.

Véanlo así, mientras las mujeres pueden pasarse horas frente al teléfono hablando de lo mal que se sienten tras romper una relación de mucho tiempo, o en el otro extremo, hablando de lo buena que estuvo la última película que vieron en el cine o del bombonazo que conocieron en el bar... ¡Los hombres son todo lo contrario! Sacarles las cosas requieren de un poco más de tiempo e ingenio. Pero ya me estoy yendo por la tangente ^^…

Lo cierto es que la comunicación siempre es necesaria, pero hay veces en que las palabras están de más. Veamos un ejemplo, estas con aquel hombre que te quita el aliento con sólo mirarte, aquel por el que has venido suspirando desde hace muchos meses y quieres decirle que lo amas, lo miras a los ojos y tomas su cara entre tus manos, lo acaricias lentamente y sabes, que las palabras sobran…

¿Lo ven?... bueno, tal vez todavía no. Veamos otro caso, estas en una fiesta con tu novio, amigo con derecho o agarre temporal (jajaja bueno, quizás en este caso no cuente) y quieres hacerle saber lo bueno que esta o tan solo hacerlo sentirse “especial” en medio de tantos musculitos andantes. ¿Qué haces? ¿Le agarras el paquete? ¡No! Eso significa otra cosa ¬¬… Basta con un toque casual en ese flácido trasero para marcar tu territorio y hacerle saber que no te importa que no este tan durito como aquellos chicos de Play Girl. ¡No importa!, es tuyo y eso basta… la tecnología avanza después de todo, ¿no?

Creo que ya van entendiendo, pero volviendo al tema del paquete he aquí otro ejemplo. ¿Cómo le haces saber a tu chico que lo deseas, sin provocar a su amiguito tan abiertamente en el proceso?... La respuesta en sencilla, sólo tienes que alejar un poco más la mano de esa zona, específicamente, tocarle el muslo, en esa parte cercana a su entrepierna para que tu novio se ponga a mil y su amiguito también…

El punto es simple, hay toques que expresan más que mil palabras… Si lo ves preocupado, pasa tus manos por su cabello, espalda o cuello para reconfortarlo y liberar tensiones. Si quieres disculparte por algo y tienes temor a que se le aleje de ti dejándote con la palabra en la boca, pues toma sus manos entre las tuyas y sostenlas así mientras abres tu corazón a él. Si tan sólo quieres estar con él, hacerle ver lo bien que te sientes a su lado, lo mucho que confías en él y cuánto lo necesitas, coloca tus palmas bajos las suyas, las tuyas hacia arriba y las de él hacia abajo, sosteniéndose así verás lo rico e íntimo que es ese intercambio silencioso.


Cero palabras, miles de emociones…



Awen Granger

Reacciones:

1 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo! Pero no hay que olvidar que los hombres ( y aclaro amo a los hombres) tienen un pensamiento lineal, en contraposición del pensamiento de la mujer que es en zig zag, o simplemente puede hacer y pensar varias cosas a la vez. Bueno lo que quiero decir con esto, es que según cual sea nuestro objetivo, aveces debe ir acompañado de palabras! Contrastado empiricamente jjejej
    besos y cariños
    sole.-

    ResponderEliminar