“La locura y la cordura son países limítrofes de fronteras imperceptibles, donde nunca sabrás con seguridad si te encuentras en el territorio de una o en el territorio de la otra y te da un cierto placer que sólo el loco conoce.”



Recuerdo que cuando era niña mamá siempre decía -a lo Forrest Gump- que siempre haga lo que me hace feliz; por eso jamás tiendo la cama ni lavo los platos de la cena, pero también decidí clandestinamente escribir lo que siento y deseo en mis historias porque cuando no lo hago me siento como un lunar en el trasero de un negro; sin resaltar, tan común y simple -y a mí que mi gusta andar como un resorte-, y digo clandestinamente porque por aquellos tiempos me encontraba encerrada como una princesa entre cuatros paredes, en el último cuarto de aquel maravilloso castillo con la única diferencia que el guardián no era un imponente dragón o un horrible ogro sino… mi papa. Aunque comparando, no hay mucha diferencia con el ogro.
A mi viejo no le gustaba que me “distrajera” en otras cosas antes de ingresar a la jodida universidad, pero con lo rebelde y “salvaje” que soy, lo hice ilegalmente para alegría de algunos y desgracias de mis deditos, que ya tomaron la forma de olluquitos.

Ahora pues, en vista de que ya estoy completamente loca puedo escribir abiertamente y sin temor a distracciones con los Ogros, Brujas, Vampiros y los Lobos desgraciadamente musculosos, corpulentos, atractivos y machos!!!! (Baba…) Ah!!! (Hiperventilando)…uhmmm… ¿Qué decía?...Ah sí, sin distraerme ni fantasear llevándolos a mundos y universos que adoraran aquí y solo aquí. Vamos chicos, compartamos mis locuras, tus locuras, juntos… muy juntos, bueno no tanto.

Inicio mi gobierno así…. Digo; mi época así…


Shioban Virgomed

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario